El ascenso, la persona y el proceso

Alguna vez escuché que el primer paso a que un empleado sea despedido es ascendiéndolo pero, eso es verdad? Pregunta abierta.

Cuando un vendedor de consumo masivo lo ascienden a supervisor de ventas no es porque está certificado que va a ser un excelente supervisor.

Cuando un analista de RRHH lo ascienden a Coordinador de RRHH no es porque está comprobado que va a ser un excelente coordinador.

Cuando un jefe de producción lo ascienden a Gerente de Planta no es porque está listo y preparado para ser un excelente Gerente.

El ascenso es una apuesta por la persona! Esta apuesta se da por varios motivos:

1.- Era un excelente vendedor, analista y jefe, la “rompió” como se dice normalmente.

2.- Porque el jefe vió en el colaborador predisposición y más que todo rápido aprendizaje.

3.- Tiene una actitud que contagia, siempre positiva.

4.- Porque el área de RRHH evaluó que el colaborador tenía “pista”, es decir, que analizaron en conjunto con su jefe que podía dar más en un nuevo desafío.

Pueden haber otros puntos más pero estos 4 NO GARANTIZAN EL ÉXITO DE LA PERSONA EN SU NUEVA POSICIÓN.

¿Muchas veces nos equivocamos en ascender a una persona y cuales son los errores más frecuentes?

1.- Que la persona que ascendieron NO quería subir. (sí, parece mentira pero pasa) hay gente que le ENCANTA lo que hace y no les interesa otra posición y hay que respetarla.

2.- Que la compañía no tenga un buen plan de inducción en la función, que sólo lo manden “al ruedo”.

3.- Que el jefe no de feedback periódicos y tenga paciencia+voluntad en enseñarle o desarrollarle los skills de la nueva posición. Recuerde que era un excelente vendedor, pero para supervisor se necesitan otros skills que depende una gran parte del jefe en desarrollarlos.

4.- Que área de soporte comprendan que es una persona que está en proceso de aprendizaje y que aporten también en su desarrollo.

¿Después de toda esta explicación, el ascenso es primer paso para ser despedido? NO quiero asustar a las personas sólo quiero exponer que no sólo depende de la persona el éxito o fracaso. También depende de la compañía.

¡Comparte esta nota!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email